Evangelio del 25 de Febrero de 2024: Este es mi Hijo amado

Mc 9,2-10

Para volver a escuchar este evangelio o descargar el archivo en mp3 vaya al siguiente vínculo: https://www.vidaenjesus.com/Content/Evangelios/2024/Febrero2024/Evangelio-25-02-2024.mp3  

Este es mi Hijo amado
25/02/2024

Evangelio: Mc 9,2-10
En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". En realidad no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: "Este es mi Hijo amado; escúchenlo". En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús, que estaba solo con ellos. Cuando bajaba de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí qué querría decir eso de ´resucitar de entre los muertos´.  Palabra del Señor.  Gloria a ti, Señor Jesús.

Oración introductoria:
Jesús, tómame y llévame contigo al monte de la oración, ayúdame a escuchar tu voz, y a salir de este diálogo dispuesto a transformarme más en ti.

Petición:
Dios Padre, ayúdame a escuchar siempre a la voz de tu Hijo.

Meditación:
Aquel día Jesús subió al monte para orar. La oración ocupaba un lugar primordial en su vida terrena. ¿También nosotros le damos un lugar especial a la oración? El evangelista nos dice que Jesús se transfiguró mientras se encontraba en diálogo íntimo y profundo con el Padre. De igual modo, del coloquio confiado con Dios, deriva la gracia que nos transforma y configura con Él. Pero esto sólo puede tener lugar si escuchamos a Cristo fielmente. Nuestra sociedad, con las numerosas oportunidades de comunicación, nos hace correr el riesgo de quitarle el espacio al recogimiento, hasta el punto de hacernos incapaces de reflexionar o de rezar. En realidad, sólo en el silencio se logra escuchar en lo íntimo de la conciencia la voz de Dios. Escuchemos a Dios, ya sea a través de las Sagradas Escrituras, por medio de los acontecimientos de la vida, tratando de leer en ellos los mensajes de la Providencia. Escuchémosle en los hermanos, en quienes el mismo Jesús nos pide un amor concreto. Escuchar a Cristo y obedecer su voz.

Reflexión apostólica:
Somos apóstoles en la medida que estamos unidos a Cristo por la gracia y nos identificamos con Él. La exigencia del apostolado nace desde el amor que cada uno tenga por Cristo. Predicar el Evangelio no es una tarea más al lado de muchas, ¡es lo que debe polarizar toda nuestra vida!

Propósito:
Esforzarme hoy por escuchar la voz de Dios en mi conciencia.

Diálogo con Cristo:
No permitas, Jesús, que limite mi vida de unión contigo ni mi apostolado a unas horas, a unos escasos tiempos libres, porque entonces terminaré olvidándome de ti. Haz que toda mi vida sea una ocasión para orar, para entregarte a los demás, es decir, para acelerar la llegada de tu Reino.

Regresar al Listado de Evangelios
@path=Evan@pg=
QS:dt=25-Feb-2024
Url:
Headers:Connection=Keep-Alive&Accept=text%2fhtml%2capplication%2fxhtml%2bxml%2capplication%2fxml%3bq%3d0.9%2c*%2f*%3bq%3d0.8&Accept-Encoding=br%2cgzip&Accept-Language=en-US%2cen%3bq%3d0.5&Host=www.vidaenjesus.com&User-Agent=CCBot%2f2.0+(https%3a%2f%2fcommoncrawl.org%2ffaq%2f)