Evangelio del 29 de Febrero de 2024: Ser solidarios y justos

Lc 16,19-31

Para volver a escuchar este evangelio o descargar el archivo en mp3 vaya al siguiente vínculo: https://www.vidaenjesus.com/Content/Evangelios/2024/Febrero2024/Evangelio-29-02-2024.mp3  

Ser solidarios y justos
29/02/2024

Evangelio: Lc 16,19-31
En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y telas finas y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo, llamado Lázaro, yacía a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas. Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él. Entonces gritó: “Padre Abraham, ten piedad de mí. Manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”. Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y Lázaro, en cambio, males. Por eso él goza ahora de consuelo, mientras que tú sufres tormentos. Además, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia allá ni hacia acá”. El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a mi casa, pues me quedan allá cinco hermanos, para que les advierta y no acaben también ellos en este lugar de tormentos”. Abraham le dijo: “Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen”. Pero el rico replicó: “No padre Abraham. Si un muerto va a decírselo, entonces sí se arrepentirán”. Abraham repuso: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso, ni aunque resucite un muerto”.  Palabra del Señor.  Gloria a ti, Señor Jesús.

Oración introductoria:
Jesús, Tú me enseñas que toda auténtica oración tiene su origen en la caridad hacia los demás. Ayúdame a ser magnánimo y a vivir siempre cristianamente. Quiero amarte en todos y sobre todo.

Petición:
Jesús manso y misericordioso, ¡haz mi corazón semejante al tuyo!

Meditación:
El Evangelio de hoy tiene gran actualidad. Basta salir a la calle, encender la televisión, o ir una semana de misiones de evangelización para darse cuenta de que en el mundo hay muchos ricos epulones y muchos Lázaros. Hay personas que cuentan con grandes fortunas y otros que no reciben ni un salario mínimo. Dios ama y se preocupa tanto de los ricos como de los pobres. Todos necesitamos de su salvación. Aquí no se trata de poner a unos contra otros, sino de abrir nuestro corazón a todas las enseñanzas que el Evangelio nos quiere dar. ¿Qué es lo que cuenta al final de la vida? Todos vamos a morir y todos seremos juzgados por el amor. No importa si en nuestra vida recibimos muchos bienes o pocos. Lo que importa es qué hicimos con eso que nos fue dado. ¿Nos identificamos con el rico o con Lázaro? ¿Nos hemos entregado alguna vez a los bienes materiales, olvidándonos de los otros? ¿Secamos nuestra capacidad de amar al ser, a veces, injustos con los demás? ¿Hay en nosotros actitudes de arrogancia o de generosidad?

Reflexión apostólica:
Como católicos estamos llamados a construir la civilización de la justicia y de la caridad cristiana. La caridad de Cristo nos urge. Esa prisa por la misión nace de dentro, del amor a Cristo y al prójimo. Sólo el amor nos hace capaces de dejar a un lado el egoísmo. Cuando amamos, entonces florece el apostolado, entonces la vida misma es predicación del Evangelio y caridad.

Propósito:
Sacar del corazón la arrogancia y abrirse a la generosidad.

Diálogo con Cristo:
Señor, dame la gracia de crecer en la virtud de la justicia, a darle a cada quien el respeto que se merece como persona, no permitas que busque mi propio bien en el trabajo o en la sociedad, sino que me esfuerce para buscar el bien común de todos, con generosidad. Antes de terminar mi oración te pido por tantos Lázaros que hay en el mundo a los que les falta lo necesario para vivir y para desarrollarse, no los abandones, Señor.

«La misma justicia nace espontáneamente cuando se vive el amor»

Regresar al Listado de Evangelios
@path=Evan@pg=
QS:dt=29-Feb-2024
Url:
Headers:Connection=Keep-Alive&Accept=text%2fhtml%2capplication%2fxhtml%2bxml%2capplication%2fxml%3bq%3d0.9%2c*%2f*%3bq%3d0.8&Accept-Encoding=br%2cgzip&Accept-Language=en-US%2cen%3bq%3d0.5&Host=www.vidaenjesus.com&User-Agent=CCBot%2f2.0+(https%3a%2f%2fcommoncrawl.org%2ffaq%2f)